Índice Mundial de Innovación 2018Hace poco se hizo público el informe sobre los Indicadores de la innovación europea de 2018, cuya finalidad es arrojar luz sobre el estado y las acciones en el ámbito de la innovación de los diferentes Estados miembro de la Unión. Esta vez es el turno del Índice Mundial de Innovación que se publica gracias al INSEAD, la Universidad Cornell y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), un organismo especializado de las Naciones Unidas. Este informe es una clasificación tanto de las capacidades como de los resultados de las políticas y avances de innovación encabezados por las economías de todo el mundo. Publicado desde el año 2007, este medidor es uno de los instrumentos de análisis más útiles para las empresas, los encargados de la formulación de políticas relacionadas y, en general, cualquiera que esté interesado en conocer en detalle la situación en el campo de la innovación a nivel global.

Resumen del Índice Mundial de Innovación 2018

Uno de los titulares más destacables del informe hace alusión a China y a su rápido crecimiento. Este año ha logrado colocarse entre las 20 economías más innovadoras del mundo, entrando directamente en la posición número 17, por delante de países como Canadá, Noruega o Australia. Este hecho no hace más que reafirmar la rápida transformación del gigante asiático con el objetivo de situarse como el principal referente en innovación gracias a unas políticas públicas de reciente adopción que priorizan la investigación y el desarrollo.

“El rápido ascenso de China pone de manifiesto la orientación estratégica establecida por los máximos dirigentes con los objetivos de crear capacidades de primera calidad en materia de innovación y trasladar la base estructural de la economía hacia industrias más centradas en el conocimiento y que se valgan de la innovación para mantener la ventaja competitiva”.

 

Francis Gurry, director general de la OMPI.

Además del crecimiento chino, otro aspecto remarcable es el hecho de que varios países de nivel medio/bajo en términos económicos han mostrado niveles de innovación muy superiores a los previstos. Regiones emergentes del sudeste asiático, con Indonesia, Malasia, Tailandia y Vietnam como mejores exponentes, están cada vez más cerca de potencias ya fijas en cuanto a innovación como Japón (mayor gasto interior bruto en I+D), Singapur (primer puesto en materia de estabilidad y seguridad políticas) o Corea del Sur (mayor número de diseños industriales y de exportaciones netas de alta tecnología). En Asia Central destaca India, posicionándose como uno de los primeros países en materia de innovación en relación a su PIB per cápita. Además, ha crecido en cuanto a la exportación de servicios relacionados con las TIC. Israel y EAU son las economías más potentes de Asia Occidental, destacando los israelíes en número de investigaciones, gasto en I+D y operaciones de capital riesgo, y los emiratíes en nuevos estudiantes de educación superior o la creación de nuevos grupos empresariales.

Índice Mundial de Innovación 2018En América del Norte se encuentran dos de las 20 principales potencias: Estados Unidos y Canadá. Los estadounidenses, con su sexto puesto, han bajado dos posiciones respecto a las mediciones de 2017, aunque siguen siendo el segundo país del mundo en relación al número de investigadores, patentes y publicaciones tanto científicas como técnicas. Los canadienses, por su parte, mantienen su 18ª posición y sus buenos resultados a la hora de crear empresas y fomentar operaciones de capital riesgo.

América Latina no logra situar a ningún país dentro de los 20 primeros puestos. Chile (47) es el mejor posicionado. Le siguen Costa Rica, México y Brasil que, pese a ser la mayor economía del continente, se queda en un discreto 64º puesto a nivel global.

Índice Mundial de Innovación 2018De los 20 primeros puestos, 11 están ocupados por europeos. De hecho, las tres primeras posiciones se encuentran dominadas por economías del continente: Suiza, Países Bajos y Suecia. Los suizos mantienen la primera posición tras ocho años consecutivos consiguiéndolo. Registro de patentes, manufactura de alta y media tecnología, universidades locales y gasto en I+D son sus principales puntos fuertes. Países Bajos tiene en su sector privado un valor seguro que, además, colabora estrechamente con diversas universidades. Suecia ha mejorado sus resultados sobre todo en cuanto a la creatividad y la innovación en Internet.

En el África Subsahariana, Sudáfrica es el país mejor situado. Con su 58ª posición, ha logrado obtener resultados positivos en la obtención y acceso a crédito, capitalización bursátil o la colaboración entre entidades privadas y universidades. Le siguen Mauricio (financiación pública de estudiantes) y Kenia (préstamos de microfinanciación, exportación de servicios creativos o I+D con financiación exterior).

Índice Mundial de Innovación. La innovación es energía

La edición de este año ha contado con una temática principal que ha cobrado especial relevancia durante los últimos años. “La innovación es energía” es el programa que quiere focalizarse y mejorar la innovación en el ámbito medioambiental y ecológico, fomentando tecnologías respetuosas con el clima en un contexto delicado que demanda fuentes de energía alternativas y renovables. A este respecto, la economía circular es un concepto cada vez más vigente y viable que ya estudian e impulsan muchos de los países de la lista.

La situación requiere acciones disruptivas. Se estima que en 2040 se necesitará un 30% más de energía de la que se requiere en la actualidad y la realidad es que la mayoría de las fuentes energéticas actuales no permiten mantener un modelo sostenible a ni siquiera medio plazo.

“En el sector de la energía, la innovación es fundamental en la estrategia de las empresas. […] Este mercado evolucionará en las próximas décadas. Como muestran nuestras investigaciones, a medida que las energías renovables van siendo más viables, la industria energética tiene posibilidades de convertirse en un filón para la innovación”.